Historia de la Psiquiatría
EUGENE MINKOWSKI (1885-1972)
Texto de Eduardo Tomás Mahieu

El nombre de Eugène Minkowski no es uno de los más conocidos de la psiquiatría. Sin embargo es considerado como el fundador de la fenomenología psiquiátrica, junto a su colega y amigo Binswanger, a partir de la jornada histórica del 25 de noviembre de 1922 en la cual son presentados en la 63° Jornada de la Sociedad Suiza de Psiquiatría en Zurich su estudio de "Un caso de melancolía esquizofrénica" y el informe de Binswanger sobre la fenomenología. En Francia Lacan lo reconoce como el introductor de la noción de estructura en la psiquiatría francesa y Henri Ey lo llamaba "su hermano mayor". Joseph Gabel será otro de los autores que prestarán atención a su obra. En 1958 sus ideas llegan a los Estados Unidos bajo la impulsión de Henri Ellemberger y Rollo May. El libro Existencia, obra colectiva dedicada a Minkowski y a Ludwig Binswanger, tiene un recibo entusiasta. En Inglaterra el libro de Ronald Laing The divided self lleva en exergo una citación de Minkowski. Pero esencialmente, la noción de esquizofrenia de la escuela francesa lleva su impronta.

Eugeniusz Minkowski proviene de una vieja familia judía polaca. Su padre Augustes vivirá en San Petersburgo durante su juventud en donde se enriquece desarrollando el mercado de granos. Allí nace Minkowski.

De regreso a Varsovia, en 1905 Eugène va a dudar entre diferentes carreras a seguir: la filosofía, las matemáticas y la medicina. Finalmente junto a su hermano mayor sigue los estudios de medicina en la facultad de Varsovia, por ese entonces, ocupada por los rusos. Los cursos universitarios se dictan en esa lengua. Allí participarán a una manifestación importante en favor de un retorno a la lengua polaca. La policía va a fichar a los manifestantes y dotarlos de un "antidiploma" que les prohibe la continuación de los estudios en el Imperio Ruso. Eugène parte a Munich y termina sus estudios en 1908. En 1909 los dos hermanos parten a Kazan, en Rusia, en donde es posible que los ciudadanos rusos habiendo terminado sus estudios en el extranjero se presenten a un examen. Alli conocerá a Rorschach y sobre todo a Françoise Trockman con quien se casará en 1913, y pasa por segunda vez su tesis de medicina.

En 1911 o 1912, gracias a la intervención de Françoise Minkowska, trabaja un cierto tiempo como interno mal pago en el servicio de Bleuler en Zurich, en la Clínica del Burghölzli (en donde trabajaran también Jung, Binswanger, Abraham, y donde Lacan hiciera una breve pasantía). En 1915 decide enrolarse como voluntario en el ejército francés y es enviado al frente donde es decorado a menudo. Participa a la tristemente célebre batalla de Verdun. Al final de la guerra adopta la nacionalidad francesa y recomienza una tercera tesis de medicina que sostendrá en 1926 "La noción de contacto con la realidad y sus aplicaciones en psicopatología". Luego ejerció, con ciertas dificultades, en diferentes establecimientos y fue encargado de un consultorio de psicoterapia en Sainte Anne y ocupó un puesto de médico en el Hospital Rotschild. No ocupó nunca un puesto oficial importante, lo que le valiera el apodo de "el residente más viejo de Francia y de Navarra".

Durante la segunda guerra mundial los Minkowski deben portar la estrella amarilla impuesta por los nazis a los judíos. Rechazan las numerosas proposiciones que les habrían permitido de irse de París. Henri Ey, evoca la desazón de Françoise Minkowska quién se había refugiado en la Biblioteca del Hospital Sainte Anne. En 1943, la policía del régimen de Vichy acude al domicilio de Minkowski para deportarlo. La intervención in extremis de Michel Cénac va a evitar su deportación.

Minkowski va a presidir un grupo heteróclito de asistentes sociales, curas, médicos, enfermeros, empleados de muncipalidades: la organización OSE de las inciales rusas "Sociedad de protección de la salud de las poblaciones judías". Más de dos mil niños, sin contar los adultos, fueron salvados gracias a la organización. Más de treinta asistentes sociales y empleados de la OSE fueron deportados.

Al final de la segunda guerra mundial, retoma junto a su esposa sus actividades normales. Françoise Minkowska muere en 1950. Henri Ey le rinde homenaje en L'Evolution Psychiatrique, la revista que ambos contribuyeran a fundar: "Vehemente, testaruda y ardiente, de pie hasta el último suspiro, como para recordarnos que la ciencia tiene un alma y que la pasión de la verdad es una gran pasión". Eugène Minkowski va a elaborar una obra psicopatológica de gran importancia. Muere en 1972.

MINKOWSKI, BLEULER Y LA PSIQUIATRIA FRANCESA

La obra psiquiátrica de Minkowski va a desarrollarse en Francia, mas no sin dificultades. Como lo recuerda Lantéri Laura, cuando Minkowski se instala en París, no encuentra la hospitalidad que su trayectoria debería asegurarle. Ruso, se lo tiene por una especie de bolchevique. Habiendo trabajado en la Suiza alemana, se lo considera algunas veces como un alemán. Judío, se ve en él a un correligionario de Trotski.

Henri Claude, uno de los Maestros de Henri Ey y en cuyo servicio trabajara Lacan, le abre las puertas de la prestigiosa revista que dirige: L'Encéphale. Conociendo la importancia de la obra de Bleuler y el monoglotismo de los franceses, se espera de él una exposición de la concepción de Bleuler para introducir su pensamiento a un público que ignora masivamente el alemán.

Cuando Minkowski introduce las concepciones de Bleuler en la psiquiatría francesa, el campo de los delirios crónicos es un campo fundamentalmente discontinuo. Lantéri-Laura califica este período de positivista. La psiquiatría describe mécanismos y a partir de ellos enfermedades: el delirio de interprétation, la piscosis alucinatoria crónica, los delirios de imaginación, las psicosis a base de automatismo y la psicosis pasionales".Con la noción de esquizofrenia venida de Suiza, se produce una refundación de dicho campo, como lo muestra el cuadro que Henri Ey incluye en L'Encyclopédie Médico-Chirurgicale.

En 1921, Minkowski redacta un artículo en tres partes: "La esquizofrenia y la noción de enfermedad mental (su concepción en la obra de Bleuler)". En las dos primeras partes expone con exactitud las posiciones de Bleuler, más en la tercera bosqueja lo que será su propia concepción de la esquizofrenia, alejada de la psicología asociacionista de su Maestro Bleuler, e influenciada por sus lecturas de Husserl y, sobre todo, Bergson.

Es en esos tiempos en los cuales participa activamente a la creación, en 1925, del grupo L'Evolution Psychiatrique, sociedad cuya revista homónima permitió en Francia la penetración de la fenomenología y del psicoanálisis, grupo al cual pertenecieran Lacan y Ey (este último sucedería durante varias décadas a Minkowski en la dirección de la revista).

Frank David Allen, amigo de la familia Minkowski, estructura la obra de Minkowski a partir de la remarcable trilogía La Schizophrénie ( 1927), Le temps vécu (1933) y el Traité de Psychopathologie (1966).

LA ESQUIZOFRENIA (1927)

Es el primer libro escrito en francés sobre el tema. Su aporte original lo constituye la noción de racionalismo mórbido y su concepción del autismo. Bajo la influencia del pensamineto de Henri Bergson, Minkowski va a revertir las relaciones entre autismo y disociación de Bleuler.

Para Minkowski el trastorno fundamental no es cognitivo (trastorno de las asociaciones) sin la ruptura del contacto vital. A partir de la oposición de Bergson entre Razón e Instinto, Minkowski postula una síntesis entre ambas tendencias, síntesis harmónica que constituye el contacto vital con la realidad.

El racionalismo y el geometrismo mórbido

Follin lo define bien: "Hay que acentuar aquí la palabra vital ya que lo que lo que el esquizofrénico pierde no es la posibilidad de un simple contacto sensorial con el ambiente, sino la dinámica de dichos contactos, es decir todo lo que funda el carácter vivo de la relación al otro".

En la esquizofrenia el equilibrio se rompe en detrimento del instinto (tal como lo define Bergson). "El loco "desrazona" mucho menos de lo que se piensa, quizás no desrazona nunca", dice Minkowski. Privado de la facultad de asimilar todo lo que es movimiento, duración, dialéctica, tiende a construir su comportamiento de factores y criterios cuyo dominio propio es, en la vida normal, la lógica y las mathemáticas. Es lo que él llama el "pensamiento espacial" de los esquizofrénicos.

A partir de ese trastorno fundamental, Minkowski describe diversas actitudes mórbidas: las actitudes esquizofrénicas, que no constituyen elementos aislables propios a un análisis factorial, sino respuestas concretas de sujetos sufrientes, cuyo sentido solo se comprende a partir de sus existencias.

La ruputura del contacto vital es el autismo, trastorno fundamental. Minkowski distingue un autismo rico y un autismo pobre, según la capacidad a suplantar con diversas respuestas imaginarias dicha ruptura.

Minkowski dice: "A partir de Kraepelin, ni la noción de demencia precoz, ni la de esquizofrenia implican la idea de incurabilidad". Piensa que en psiquiatría "nuestros conceptos nosológicos pueden tener valor terapéutico por ellos mismos" y las nociones fundamentales psiquiátricas debe tomar la dirección de una psiquiatría psicoterapéutica.

LE TEMPS VECU (1933)

Una primera parte del libro está dadicada a estudios fenomenológicos de la temporalidad a los cuales Lacan les atribuía una gran importancia. El tiempo vivido no es un tiempo quantificable, asimilable al espacio. Así analiza el recuerdo, el pasado, el deseo, la esperanza, el devenir y el futuro. El futuro que indica una dirección en la temporalidad.

La segunda parte del libro, Minkowski prosigue el esfuerzo de su creación de una psicopatología. Distingue el doble aspecto de los trastornos mentales: forma y contenido y va a ocuparse de lo que le parece fundamental: la forma. Opone en "ser enfermo" al "ser diferente" y pone en lugar de un "menos" un "distinto". Esta segunda parte contiene magníficos estudios clínicos sobre los estados depresivos, en los cuales la dinámica del tiempo vivido se pierde en la mecanización del tiempo propia del melancólico, perdiendo así el futuro que orienta la vida. Define a estos trastornos como una subducción mental en el tiempo.

El TRAITE DE PSYCHOPATHOLOGIE

Lo antropológico, lo social

Su metodología, que él prefería llamar simplemente psicopatología, la definía como una psicología del pathos humano, reflexión sobre el sufrimiento de las bases de la persona humana. La angustia, la afectividad, la expresión, la espontaneidad, la autenticidad, constituyen su material. Desdeña las "psicologías scientíficas", "cuidadosamente expurgadas de todo lo que existe de humano en nuestra existencia". Define lo esencial de lo psíquico en las primitivas y fundamentales relaciones interhumanas.

"Pertencemos a un grupo, a una colectividad, a una profesión, a una corporación y los lazos que unen los diversos miembros de un grupo son, más o menos, extrínsecos (lugar, tiempo, historia, filiación "soy un miembro"). Pertenecer a… va a la fuente misma de la vida". Lo humanamente común prima sobre los individuos. Tal es el credo de Minkowski.

La psicosis y lo social

Así la locura es la ruptura con el lazo social. Los locos no foman una comunidad. "La creencia se pone en perspectiva sobre lo colectivo, o mejor aún, sobre lo humanamente común: ella exige, aunque sea virtualmente, a ser compartida. Por eso para los propósitos de los esquizofrénicos, la idea real de "creencia" no nos viene al espíritu".

La metodología

Minkowski critica la semiología corriente, las clasificaciones "sensualistas" de las alucinaciones que no ven que "ver" y "escuchar" son diferentes cualitativamente. Su posición metodológica comporta que en lugar de partir de trastornos leves, mas o menos próximos de lo normal, debe situar al centro de la problemática, acentuando así lo cualitativo, los trastornos graves: la convicción delirante o las alucinaciones.

Patología de lo psicológico o psicología de lo patológico? (cuantitativo y cualitativo)

El punto crucial no es más "ser enfermo" sino "ser diferente". Así traduce el hecho de que estamos delante de una cosa completamente diferente que simples variaciones individuales, ni de graduaciones que sobre el plano empírico llevan insensiblemente de lo normal a lo patológico. Pensar lo humano requiere privilegiar lo cualitativo. Por ello la importancia para Minkowski del caso clínico, de lo particular. "Con el diagnóstico, el análisis clínico no hace más que comenzar".

BIBLIOGRAFIA SUMARIA DE MINKOWSKI

BIBLIOGRAFíA DEL ARTICULO

ENLACES

Seminario del Cercle Henri Ey de París ( http://perso.club-internet.fr/mahwin/ ), Rúbrica: Séminaire 1999-2000, Artículo, "Une lecture de l'œuvre de Minkowski" (en francés).